“La gran muralla”: leyendas chinas para el mundo

Basada en un antiguo mito chino, el filme protagonizado por Matt Damon es la mayor superproducción realizada en coproducción entre China y Hollywood.

la-gran-muralla

Nadie duda, a esta altura, del poder que logró China en tan sólo una década dentro del mercado cinematográfico mundial. El país, que cuenta con más de mil millones de habitantes, es uno de los más codiciados por los grandes estudios de Hollywood y potencias europeas para lograr colocar sus filmes.

Hollywood empezó a usar grandes figuras del gigante asiático en sus elencos o a desarrollar parte de sus “tanques” en ese país: tal el caso de “Transformers 4”, en 2014, cuyo tercer acto entero tenía lugar en China.

Ahora, Hollywood y China unen fuerzas para la que es la más costosa película que haya producido un país de Asia: nada menos que US$ 150.000.000 de dólares. El resultado ya está dando sus beneficios: más de US$ 240.000.000 de dólares de recaudación sólo en China y en otros países asiáticos y europeos.

Esa película es “La gran muralla“, dirigida por Zhang Yimou, uno de los directores más respetados de Asia, gracias a títulos como “Sorjo rojo” (1987), “Qiu ju, una mujer china” (1992), la nominada al Oscar “Héroe” (2002) y “La casa de las dagas voladoras” (2004), entre muchas otras.

Precisamente, como el mercado al que apunta la película no es solamente el chino o el norteamericano, sino el mundial, se eligió como figura protagónica a uno de los actores más reconocidos del cine actual: Matt Damon.

“La gran muralla” es una mezcla de cine épico, con la fantasía más pura al estilo de “El señor de los anillos”: como reza un título al inicio de la película, la construcción de la muralla china se realizó para proteger a China de varias amenazas, muchas reales, otras, no tanto, pero que se fueron convirtiendo en poderosas leyendas con el correr de los siglos.

La película toma y desarrolla una de esas leyendas, transcurriendo en el siglo XV. Un mercenario inglés (Matt Damon, cuyo acento “británico” no es muy logrado) y otro español (Pedro Pascal) están en pleno territorio chino en busca de un arma que puede revolucionar el curso de cualquier batalla: la pólvora.

En su escape de otros mercenarios, serán testigos del misterio que rodea a la construcción de la Gran Muralla China. Ambos descubrirán que no se construyó para mantener alejados a los mongoles, sino para algo más peligroso: la mítica muralla ha sido edificada para detener la llegada de monstruos devoradores de carne humana.

William (el personaje de Damon) y Tovar (Pascal) serán tenidos prisioneros por el gran ejército encargado de la muralla, la última línea de defensa ante los monstruos para impedir que estos lleguen a la capital. Sin embargo, pronto descubrirán que deberán luchar junto al ejército para impedir que las hordas monstruosas arrasen con todo lo conocido.

“La gran muralla” gana en espectacularidad en las secuencias de batallas, realizadas con indudable oficio, y gracias al carisma de Damon. Sin embargo, la película falla en la construcción de una verdadera epopeya al apoyarse en un guión demasiado esquemático y hasta torpe (la manera en la que los personajes “tiran” sus diálogos para explicar la trama sorprende en una producción de este nivel) y en efectos especiales que abusan de lo digital aún en situaciones que no lo ameritan (un mal que aqueja a buena parte de la producción cinematográfica mundial, lamentablemente).

Pero la película cumple con su función de entretener y quien busque un espectáculo para disfrutar con un balde de pochoclos, sin pensar demasiado en lo que está viendo, no saldrá defraudado.

Este es el trailer de “La gran muralla“:

Mariano Oliveros nueva

la-gran-muralla